Recuerdo hace unos años tener una larga de lista de lo que llamaba ‘proyectos inacabados‘, esos proyectos que surgen a partir de una idea feliz, decides ponerte manos a la obra y van degenerando en algo que no terminas nunca, no funciona y acabas dejando de lado para comenzar otra idea genial que se te ha ocurrido por el camino.

Han pasado los años y las cosas han cambiado mucho para mí. No me gustaba ver como cada proyecto por pequeño que fuera quedaba abandonado y sin terminar. Con el tiempo he aprendido a terminar todos los proyectos que empiezo. ¿Que cómo consigo terminar todos mis proyectos? Sigue leyendo y lo descubrirás.

10 trucos para terminar todos tus proyectos

He hecho una recopilación de 10 cosas que suelo hacer y que a mí me funcionan para terminar los proyectos que empiezo. En mi caso, son proyectos de software, aplicaciones o similares, pero me imagino que es fácil aplicarlo a cualquier tipo de proyecto.

1. Saca tus ideas de la cabeza

Hace un tiempo estuve leyendo bastante sobre metodologías para ser más productivo, si has leído algo sobre GTD (get things done) sabrás de lo que estoy hablando, sino te recomiendo que eches un vistazo a esto y esto, pero sin creerte demasiado lo que leas ya que tratan de ser un poco dogmáticas.

En mi caso utilizo una técnica mucho más simple: personal Kanban. Lo utilizo para varias cosas pero en este caso, lo fundamental es que cualquier idea que te venga a la cabeza lo pongas en tu “lista de ideas” y te olvides de ella. Si se te ocurre algo más sobre esa idea, lo incluyes en la lista y te olvidas. El objetivo es sacar todas tus ideas de la cabeza, principalmente para que no te molesten en tu día a día y también para que no se te olviden.

terminar todos tus proyectos

Atribución

2. Elige un proyecto y sólo uno

Bien, has decidido llevar a cabo una de esas ideas y convertirlo en un proyecto, pero ¿cuál elegir? ¿cuántas elegir? ¿cómo elegir?

Algo que hago muy a menudo es revisar mi lista de ideas, repensarlas pasados unos días desde que se me ocurrieron y desechar la mayoría de ideas. Sí, puede parecer una decisión difícil pero no lo es tanto, en realidad, sólo se te ha ocurrido algo, lo has apuntado en un sitio, lo has vuelto a repensar unos días más tarde y no te ha llamado la atención. Fácil: elimínala y olvídate de ella.

descartar ideas

Atribución

Cuando hablo de elegir una idea para convertir en un proyecto una buena técnica es la que refleja este gráfico.

cómo terminar proyectos

Elige la intersección entre lo que quieres hacer, lo que sabes hacer y lo que te gustaría haber hecho. Y ojo, estoy hablando de proyectos, si hablamos de productos que quieres convertir en un negocio, eso es otro mundo.

3. Piensa en la versión más sencilla de tu idea

Entramos en la fase de la planificación. Algo que suelo hacer es preparar un panel Kanban sólo para ese proyecto y empezar a incluir tareas que debería hacer para el proyecto y cuánto creo que me costaría. Esto es algo que nunca hago en un día, es decir, me lleva tiempo pensar qué tareas son necesarias y hasta que no lo tengo claro no muevo un dedo.

kanban

Atribución

4. Elimina features

Cuando ya tienes claras las tareas que serían necesarias, empieza a eliminar “features“. Lo que interesa es tener en el panel el mínimo número de tareas para que el proyecto sea terminable, por eso es importante también que hayas estimado cuánto cuesta cada tarea.

Por ejemplo, un proyecto que una vez planificado, te va a costar un año terminar es candidato a ser abandonado. Ahora bien, si eres capaz de eliminar features y dejarlo en un proyecto de dos semanas, es un proyecto ideal.

keep it simple

Atribución

Y ojo, en este caso cuando digo eliminar, me refiero a sacar del panel Kanban, pero puedes reservarlas para más adelante.

4b. Elimina más features

¿Has eliminado features? Pues repasa el panel porque vas a tener que eliminar más, hazme caso.

5. No empieces de cero

Casi siempre cuesta más empezar de cero, en cambio si puedes reutilizar algo que has hecho anteriormente, un proyecto parecido, herramientas que te ayuden, algo que te sirva de base cuesta menos arrancar.

empezar de cero

Atribución

6. Utiliza un hackathon o un concurso como deadline para lanzar una release

Esto es algo que muchas veces marca la diferencia, entre terminar un proyecto o abandonarlo. Si te marcas una fecha límite o participas en algún hackathon en el que estés durante un corto espacio de tiempo (48 horas) totalmente sumergido en tu proyecto, es muy probable que lo termines. En este caso, te puede interesar leer cómo preparar un hackathon

hackathon

Atribución

Otras veces, basta con que te reserves un fin de semana para ti y tu proyecto.

7. Las nuevas ideas / features se quedan fuera para la siguiente versión

Mientras estés desarrollando el proyecto es muy probable que te surjan nuevas ideas o nuevas features y cuando esto ocurra en tu mente deberían empezar a saltar todas las alarmas. En mi caso, es uno de los principales motivos para dejar proyectos sin terminar.

De repente, te llega una nueva idea, la consideras más interesante y abandonas el proyecto en curso por el nuevo. O peor aún, se te ocurren nuevas funcionalidades y las vas incluyendo en el proyecto sin acabar lo que tenías pendiente, al poco tiempo se convierte en un monstruo, no puedes con él y lo abandonas.

Si se me ocurre una nueva idea o una nueva funcionalidad, lo que suelo hacer es lo que ya he comentado, la pongo en la cola de la lista de ideas y ya la revisaré cuando termine este proyecto.

9555652228_318a30283f_z

Atribución

8. No hagas esa feature que tanto te gusta (si te va a llevar mucho tiempo)

Una vez leí que un director de cine debe estar preparado para eliminar sus escenas favoritas de la película. Y por lo visto, esto es algo que suele pasar, de ahí las versiones “director’s cut“.

Puede ser un buen consejo a aplicar en tu proyecto. Si nos hemos marcado como objetivo terminar y hemos puesto una fecha límite, tienes que hacer esa difícil elección de dejar algo fuera. Cuando dejes algo fuera pero veas tu proyecto terminado, entenderás que ha valido la pena.

director's cut

Atribución

9. Publica

Vale, ya hemos terminado nuestro proyecto, perfecto, lo dejamos en un cajón y a otra cosa. Pues no.

Un proyecto no termina hasta que no está publicado, hazlo como quieras: en un blog, una web, un servidor o si es algo físico enséñaselo a quien quieras. La satisfacción de hacer público tu proyecto te servirá para seguir trabajando en él, mejorar o ver que no ha valido la pena, pero te servirá.

publicar

Atribución

10. Vuelve a empezar

El último truco consiste en volver a empezar. Si has sido capaz de tener varias ideas, elegir una, planificarte, empezar, marcarte una fecha límite y publicarlo, seguro que eres capaz de hacerlo otra vez y mejor.

Además, si has hecho el pequeño ejercicio de hacer lo mínimo necesario para terminarlo, puedes volver a repetir el proceso con algunas de las features que dejaste fuera e ir mejorándolo hasta convertirlo en un gran proyecto.

volver a empezar

Atribución foto portada