La sección de comentarios de WordPress: fuera spam y cuñados. Últimamente me está pasando algo curioso y es que tengo haters. Por algún motivo, hay gente que le molesta que escriba lo que me salga de los huevos en mi blog y se dedican a escribir comentarios de mierda (literalmente).

Así que he decidido escribir sobre cómo mantener la sección de comentarios de WordPress sin basura, spam, haters y cuñados.

*El* filtro anti-spam para WordPress

Lo primero es instalar un filtro anti-spam para WordPress. El más conocido (hay otro?) es Akismet.

Lo bueno de Akismet es que es uno de esos plugins para WordPress que te hacen todo el trabajo y es gratuito para blogs WordPress no comerciales.

Estas son mis estadísticas sobre comentarios spam en el blog. Como os podéis imaginar son los típicos correos de la vinagra y tal.

comentarios sin spam.

Hasta ahí, lo fácil. Como se ve en las estadísticas, casi 3 comentarios de spam al día y prácticamente no pasa ningún comentario de spam por el filtro.

La sección de comentarios de WordPress en este blog

Ahora vienen los toca-pelotas.

Pero antes una introducción: este es un blog donde el 90% del tráfico es orgánico, es decir, gente que busca algo en Internet y milagrosamente llegan aquí, leen la información que buscaban (o no) y se van.

Un porcentaje muy pequeño de las visitas, lee la información que buscaba y deja un comentario. Ya puede ser una pregunta, una opinión (a favor o en contra) o agradecimientos.

Lo que cualquier persona entendería por lo lógico, lees algo y comentas. Con dos dedos de frente.

En estos casos, hasta acepto un poco de promoció en forma de enlace a una web o lo que sea. No me parece mal, ya que están contribuyendo a generar más tráfico orgánico.

Por otra parte, intento contestar la mayoría de los comentarios. Cuando no directamente, lo hago a través de una entrada de blog si 500 personas (exageración) me preguntan lo mismo.

Y en general, suelo tener bastante en cuenta las críticas, es decir, no me sienta mal que me digan que algo no está bien. Más de una vez he cambiado de opinión tras hablar con alguien y darme cuenta de que yo estaba equivocado.

Pues bien, entre esa gente que encuentra el blog, lee la información que le interesa (o no) y deja un comentario, hay algunos que deciden dar por culo.

¿Cómo librar la sección de comentarios de WordPress de cuñados y haters?

La solución para evitar que esta gente te llene la sección de comentarios de mierda es fácil (hay dos en realidad).

Deja que Akismet acabe con el cuñadismo

En primer lugar, teniendo instalado Akismet, si marcas un comentario del mismo usuario dos veces como spam, entra dentro del filtro anti-cuñado y se le van a bloquear automáticamente el resto de comentarios que intente publicar.

Tú los vas a seguir viendo como spam en la sección de comentarios de WordPress (lo cual puede producir dolor renal) pero no se van a publicar y tu blog va a estar limpio como una patena.

Yo además, tengo la app de móvil de WordPress instalada y me cuesta 30 segundos revisar una vez al día los comentarios e ir puliéndome a los cracks.

Mega-cuñados: una raza superior

Pero, y ahora viene la traca, hay veces que te topas con un mega-cuñado.

Uno de estos que no le contestas a ningún comentario por incoherente y fuera de lugar, le marcas como spam para que no te ahuyente a la gente normal y en vez de reflexionar y pensar:”¿qué estoy haciendo con mi vida?“, se va encabronando y sigue enviando mierda que ya no se publica porque es spam.

Es entonces cuando se da cuenta de que lo has bloqueado y se encabrona todavía más, entrando en un bucle infinito.

De repente, llegas un día por la noche después de haber estado de lujo a remojo y te ves 500 comentarios de auténtica basura que si “campeón” que si “vaya jeta” que si “no tienes ni puta idea“, “me cago en tus muertos“, etc.

¿Cómo banear usuarios en una web WordPress?

¿Solución? Banear la IP. En la sección de comentarios de WordPress debajo del nombre de cada usuario, está la dirección IP desde la que ha enviado el comentario (generalmente la de su casa). Pues para determinados casos, lo mejor es prohibir que esa persona ni siquiera pueda acceder a tu página web, baneando su IP.

Obviamente, podría conectarse desde otra IP y volver a dar por culo, pero bueno, sería cuestión de perder un poco más de tiempo baneando la nueva IP (no me ha pasado aún). De hecho, sólo he tenido que banear a dos personas por cansinas y espero que se hayan dado cuenta del ridículo que han hecho.

La manera más fácil de bloquear a un usuario para que no pueda acceder a tu blog WordPress es con este plugin y además si quieres puedes redirigirle a donde tú quieras, por ejemplo, aquí

Y ahora completad la frase: “Hay que hablar y escribir bien porque es lo único que nos diferencia de … …..
.. ….