Cómo sobrevivir a un Macbook Pro de 2015 con SSD de 128GB. Desde hace unos meses mi portátil de trabajo es un Macbook Pro de 2015 con disco SSD de 128GB. 128GB que si le restas lo que ocupa el sistema operativo, aplicaciones y otros archivos, se te queda en unos 50GB aprovechables.

Desde hace unos años, Apple fabrica los Macbook Pro con hardware de “una sola pieza” o con componentes soldados que no se pueden intercambiar. Es decir, los Macbook se quedan obsoletos porque no es posible actualizar algunos de sus componentes. No es casualidad

Trabajar como desarrollador con 50GB de disco libre, cuando tienes que virtualizar constantemente diferentes entornos y almacenar tus archivos de trabajo, no es lo más recomendable.

Al final he optado por una solución y una serie de buenas prácticas para que mi Macbook Pro vaya más rápido que voy a explicar a continuación, por si a alguien le sirve.

Cómo sobrevivir a un Macbook Pro de 2015 con SSD de 128GB

Con lo que almacenamos en los discos duros se suele cumplir la teoría de la ama de casa. Los archivos que necesitas tienden a ocupar todo el espacio disponible.

O lo que es lo mismo, si tienes un disco de 1TB lo acabarás llenando, si tienes uno de 2TB lo acabarás llenando, etc. aunque en realidad no necesitas todo ese espacio.

La teoría de la ama de casa: Los archivos que necesitas tienden a ocupar todo el espacio disponible.

Dicho esto, ahí van algunos trucos para ahorrar espacio en un Macbook:

  • Utilizar la carpeta /tmp como carpeta de descarga. (Para el que no lo sepa la carpeta /tmp se vacía tras reiniciar el equipo)
  • sudo find / -size +100M es tu fiel amigo. Sirve para encontrar archivos grandes que puedes (o no) borrar.
  • Evita sincronizar servicios como Google Drive
  • Ya que estamos, mantén limpios los directorios Desktop y Downloads
  • Borra las versiones antiguas de Google Chrome, que se suelen almacenar en Applications/Google Chrome.app/Contents/Versions/
  • Deshabilita Siri y sus paquetes de voces: /System/Library/Speech/Voices
  • Si usas el SDK de Android, elimina las imágenes de los emuladores
  • Si usas Vagrant elimina los boxes que no usas

El plan B

En mi caso, tengo que virtualizar con Vagrant y Docker multitud de entornos. Entornos que ocupan mucho espacio y que son lentos de generar como para estar borrándolos y creándolos cada vez que los necesito.

Así que he optado por utilizar un disco duro externo para esos archivos. La manera poco traumática de utilizar un disco duro externo para almacenar imágenes de Vagrant, Docker o Kubernetes consiste en:

  1. Mover las carpetas VirtualBox Vms, .docker, .minikube, etc. al disco duro externo
  2. Hacer enlaces simbólicos desde su ubicación en el disco duro a su ubicación original

De esta manera, todo seguirá funcionando de la misma manera, pero los datos se almacenarán en el disco duro externo. Obviamente esto es válido para cualquier otro directorio o aplicación.

Efectos colaterales de evitar el síndrome de Diógenes

El Macbook va más rápido y tienes menos mierda. Sin más.