Si estás pensando en escribir un blog, lee esto. Hoy me pongo el sombrero de blogger para escribir algunos consejos para aquellos que llevan tiempo pensando en escribir un blog y nunca se animan, o los que tienen un blog y escriben muy esporádicamente (o nunca).

Son 7 consejos para empezar a escribir un blog, fáciles y para toda la familia.

7 consejos para empezar a escribir un blog

1. Empieza hoy

El mejor día para empezar a escribir un blog es hoy.

Empezar a escribir un blog es como empezar a hacer ejercicio, empezar una dieta o decidir tener un hijo (xD), pero duele menos.

escribir un blog

Sólo tienes que sacar lo que tienes en la cabeza y ponerlo sobre blanco. Quizás te interese ojear mi guía para bloggers con lo mínimo que debes saber para escribir texto de fácil lectura o cómo estructurar una entrada de blog para humanos y para Google.

2. Mide desde el día uno

Segundo consejo: mide. Y es más, obsesionate un poco midiendo. Y me explico.

No hace falta que seas un genio de SEO, ni de Google Analytics. Si usas una herramienta de blogging online tipo WordPress, éste ya te da métricas sobre cuántas personas visitan cada entrada de blog, términos de búsqueda, etc.

Si tienes hosting propio y es un hosting serio (como Hostgator) también te va a dar métricas en tiempo real de visitas, localización geográfica de visitantes, rebote, etc.

escribir un blog

Y si gestionas tu propio WordPress, también puedes usar Jetpack que cuesta nada de instalar (de hecho creo que ya viene por defecto) y empezar a medir.

Por supuesto, siempre puedes aprender Analytics o si ya lo conoces pues mejor, pero no es necesario.

Lo importante es que desde el día 1 sepas cuáles son los temas que más interés producen y explotarlos. Para empezar, céntrate en el contenido sin hacer muchas filigranas de SEO ni diseño.

Mi consejo es que revises las visitas semanalmente y las tengas en cuenta para dirigir hacia dónde va tu contenido. Con el tiempo si te interesa aprenderás lo que necesites sobre SEO o diseño del contenido.

3. Falla rápido, falla a menudo

No hagas como esas parejas que llevan 20 años saliendo y aún esperan a tener un piso, las sabanas con sus iniciales bordadas y casarse, para empezar a vivir juntos. ¡Y la cagan!

Si tienes que fallar, falla rápido. Lo peor que puede pasar es que te quites la idea de la cabeza y al menos ya no la tendrás rondando el resto de tu vida.

Y ojo, que fallar vas a fallar. Y te vas a hartar de fallar. Este es mi tercer blog, después de dos mega-fails. Y con este la sigo cagando, aprendiendo y mejorando el blog poco a poco.

falla rápido

Una de las claves del éxito es fallar, aprender y empezar de nuevo pero mejor. Así es como funciona el desarrollo lean, por ejemplo.

Si eres un poco constante, al final acertarás.

4. Usa WordPress

Cada vez que alguien escribe un blog (normalmente tecnológico), explicando cómo usan Jekyll con algunos “retoques”, ojo: todo automatizado, por supuesto escrito en Markdown pero con un motor que transforma a HTML y bla bla bla (pollas en vinagre). Mueren 100 gatitos de SIDA.

20774490781_68074a8f90_b

Déjate de gilipolleces. Usa WordPress. Porque lo que quieres es escribir, no marearte ni perder un segundo repensando cómo hacer un blog. Ese problema ya está resuelto desde hace años y la solución se llama WordPress.

Es más, con WordPress tienes a cientos de personas cada mes trabajando para que tú sólo te tengas que centrar en escribir.

En este blog encontrarás bastantes recursos sobre WordPress para principiantes. Lo mínimo sería instalar algunos plugins básicos que considero imprescindibles, configurar copias de seguridad (cuesta 5 minutos y es tu seguro de vida) y como mucho tener alguna noción de pagespeed porque mejorará mucho la experiencia de usuario de tus lectores.

Sobre hosting ya hablaré otro día, pero puede ser otra de las grandes cagadas de principiante.

5. Escribe artículos que no caduquen

Respecto a “sobre qué escribir”, si no lo sabes tú, empiezas mal…

Mi consejo es: escribe sobre algo que realmente te guste y apasione como para dedicarle una hora al día. Si no, estás abocado al fracaso.

Si te gustan muchos temas, escribe sobre todos ellos (como yo) y deja que tus lectores te guíen sobre qué centrarte (para algo estás midiendo, para saber qué temas interesan más).

231H

Mi consejo en este caso es que escribas artículos con una fecha de caducidad lejana, sobretodo si quieres vivir de tu blog. Y me explico.

En cuanto a generación de contenido en Internet y redes sociales hay dos modelos: el modelo activo y el pasivo.

El modelo activo de generación de contenido

El modelo activo de generación de contenido es el que se está popularizando principalmente en redes sociales y Youtube. El que está generando en mayor parte gente joven. Y es un modelo trampa. Una trampa “mortal” que se basa en que contínuamente debes estar generando contenido para mantener a tus lectores/visitas. Es como si para mantener tu empresa a flote tuvieras que trabajar 16 horas al día.

Ejemplos de modelo activo

Un ejemplo: el típico canal de Youtube de gameplays de los juegos de moda. Un gameplay de un juego, tiene una fecha de caducidad de semanas o días. Cuando pasa la moda el vídeo no recibe visitas. La persona que genera ese contenido debe estar contínuamente “fabricando” vídeos con lo cual ese modelo se convierte en una trampa. Es como el ratón en la rueda. En cuanto dejas de producir tu modelo se hunde, ya que no generas contenido de interés a largo plazo.

Otro ejemplo, es el de los influencers o vloggers en redes sociales. En este caso, su contenido aunque es más sencillo de generar, caduca a los pocos minutos u horas como mucho. Si desapareces dos semanas, adiós audencia.

Es decir, el modelo activo puede funcionar (y funciona) pero tiene fecha de caducidad.

El modelo pasivo de generación de contenido

Por contra, el modelo pasivo de generación de contenido es en el que el contenido tiene una fecha de caducidad mayor. Es decir, pasados meses o años el contenido todavía es de interés para el público (lectores, audiencia, etc.).

El modelo pasivo, permite a la persona que genera el contenido, no estar atado contínuamente al modelo de producción de contenido.

Ejemplos de modelo pasivo

Un ejemplo de contenido de este tipo es el de experiencias, opinión, viajes o contenido que implique algún tipo de formación “no intelectual”: recetas, crafting, tutoriales, ejercicio físico, entretenimiento infantil, etc.

Obviamente el modelo pasivo implica mayor esfuerzo a la hora de generar el contenido, pero a largo plazo te libera de la presión de generar contenido de manera contínua.

Volviendo al símil de la rueda y el ratón, es como si la rueda estuviera conectada a un generador y tú subieras de vez en cuando para recargarlo y que la rueda siga girando mientras tú no estás.

Todo esto si lo que queremos es hacer de un blog un estilo de vida. Sino, nada.

6. Si eres principiante mejor

Vale. Me has convencido. Hace tiempo que quiero escribir un blog.

No cuesta tanto, sólo tengo que ponerme, medir, seguramente fallaré pero puedo aprender y mejorar. Con WordPress es fácil empezar y enfocarse en lo que de verdad importa (escribir) y puedo intentar escribir sobre temas que perduren en el tiempo.

Pero la realidad es que del tema que ahora me apasiona no soy ningún experto.

¿Y si del tema que tanto te gusta no eres un experto?

¡Pues mejor! El mundo está lleno de principiantes que quieren aprender de las experiencias de otros como ellos, contadas de primera mano.

escribir un vlog

Ocurre muchas veces que los mega-expertos en un tema, no saben bajar al suelo y explicar los problemas con los que se encuentra el que no sabe nada.

Ocurre otras tantas, sobre todo en lo que se refiere a aficiones, que se aprende más con los primeros pasos de un principiante que con los últimos de un experto.

Y por último, como más se aprende sobre un tema es intentando enseñar sobre él. Así que, sigue siendo una oportunidad para ti, para motivarte.

7. Que te encuentren pero que te lean

La clave del éxito en un blog está en el modelo activo-pasivo: a veces das por culo y otras te dan.

Es decir, tienes una audiencia base que está interesada en lo que escribes y te guía por dónde seguir, además de ayudarte a aumentar esa base de suscriptores (sobretodo compartiendo en redes sociales). Siempre priorizando lo que a ti te gusta y te motiva.

Pero al mismo tiempo, utilizas el modelo pasivo, buscando la fecha de caducidad lo más lejana posible en tu contenido, favoreciendo el tráfico orgánico (búsquedas en Google) a lo largo del tiempo.

consejos para escribir un blog

¿Cómo llegar a eso? Escribiendo, midiendo, fallando, aprendiendo, mejorando y vuelta a empezar. No hay más.