Inteligencia artificial, el carro de la compra del futuro y Mercadona. En el mundo del desarrollo de software y especialmente del desarrollo ágil hay un concepto que se llama “waste” (en español “residuos” o “desperdicios“).

El “waste” es todo aquello en el proceso de desarrollo de software que no aporta valor al producto final. Y el objetivo de los equipos de desarrollo ágil es eliminar o minimizar el waste para ser más eficientes.

¿Qué tiene que ver el waste, con la inteligencia artificial, el carro de la compra y sobretodo con Mercadona?

Eliminando el waste de mi día a día

Primero mi experiencia personal: Llevo años intentando eliminar el waste de mi día a día. Y me explico.

Cualquier persona realiza 3 actividades todos los días que (para mí) son waste. Es decir, tareas que consumen tiempo, que no son satisfactorias y que te desvían de hacer lo que realmente te gusta o es importante para ti.

Estas tres tareas son: El desplazamiento al trabajo, limpiar tu casa y hacer la compra.

Sobre el desplazamiento al trabajo, ya he hablado sobre cómo “hackearloaquí y aquí y conseguir tener 200 horas más de tiempo libre al año.

La limpieza, fácil, contratas a alguien para que limpie (otro día igual hablo de esto).

¿Y la compra?

Quizás me equivoco, pero no hay nadie que haya conseguido eliminar el dolor en el proceso de compra de consumibles diarios/semanales.

El carro de la compra hoy

No he hecho un gran estudio de investigación pero leyendo este informe vemos que solemos comprar presencialmente, dos o tres veces por semana.

La gente que compra presencialmente suele seguir este patrón:

  • Hacer una lista de la compra
  • Ir al supermercado y pasar por todos los pasillos
  • Llenar el carro
  • Pagar
  • Volver a casa con la compra

Y desde que apareció el primer supermercado en UK en 1942 esto ha sido más o menos así.

Waste por todas partes. A ojímetro, ponle 2 horas a la semana, al cabo del año consumes 100 horas en llenar la despensa.

Y me da igual, la cola única de Carrefour, que me pongas los productos más comprados en la entrada del establecimiento, el supermercado “inteligente” de Amazon o las tarjetas de fidelización.

Waste.

¿Por qué tarjetas de fidelización?

Los supermercados hace unos años que están utilizando la inteligencia artificial el aprendizaje automático para evitar el “churn” de sus clientes y recomendar productos.

Dos ejemplos claros son Carrefour y Consum.

Problema gordo: Sólo lo pueden aplicar de manera efectiva a los clientes con tarjeta de fidelización.

La tarjeta de fidelización es la manera que tienen de trazar las compras de un cliente y definir su perfil.

Los supermercados saben más de sus clientes con tarjeta de fidelización que Google. Ya expliqué hace tiempo los problemas de Google para la identificación unívoca de sus usuarios.

¿Por qué digo que tu supermercado sabe más de sus clientes que Google?

Lo que compras en el supermercado define quién eres. Saben tu nombre, tu dirección, si trabajas, cuánto ganas, si tienes hijos y de qué edad. Tus hábitos de vida, tus intereses o tu ideología política.

Y lo saben por tu carrito de la compra.

La compra online en supermercados está rota

Viendo el panorama cualquiera diría: “la clave está en la compra online“.

Por una parte se elimina gran parte del dolor (pérdida de tiempo) de la compra presencial y por otra los supermercados trazarían mejor las compras de sus clientes para jugar con sus datos.

Sin embargo, las compras online en supermercados suponen sólo un 1% del total en España.

La compra online en supermercados no funciona por varios motivos:

  • La propia estructura y logística de los supermercados está diseñada para la venta on-site.
  • Los e-commerce se subcontratan. Están mal diseñados, la experiencia de usuario es pésima y no eliminan el waste al usuario.
  • En muchas ocasiones los márgenes de los productos de los supermercados hace que no les sea rentable enviarte la compra a casa (sin coste).

Una inteligencia artificial en tu carro de la compra

Uno de los motivos del fracaso de las compras online en supermercados es informático:

Los e-commerce se subcontratan. Están mal diseñados, la experiencia de usuario es pésima y no eliminan el waste al usuario

Hay un problema con los e-commerce de los supermercados y es que están diseñados como cualquier otro e-commerce y no es lo mismo hacer la compra semanal que comprarte unas zapatillas.

Tu carrito de la compra tiene ciertas características que se tienen que tener en cuenta a la hora de diseñar la experiencia de usuario de un e-commerce para un supermercado.

1. Recurrencia

Siempre compras lo mismo. Siempre. Y para determinados productos que se venden en dosis (detergentes, maquinillas de afeitar, etc.) es sencillo predecir cuándo vas a necesitar reponerlo en tu despensa.

¿Y si recibieras en tu casa los productos que necesitas cuándo los necesitas?

2. Relaciones

Lo que compras en el supermercado define quién eres.

Por poner un par de ejemplos, tu carrito de la compra está relacionado con tu dieta, con si tienes hijos o animales o tu poder adquisitivo.

¿Y si tu supermercado te diseñara tu dieta y te enviara los productos en su justa medida cada semana?

3. Waste cero

Si comprar online te va a suponer el mismo esfuerzo (o similar) que ir al supermercado, quizás no lo acabes haciendo.

¿Y si la experiencia de usuario es tal tras introducir tus datos, sólo tienes que clicar a un botón de “suscribirme a la compra inteligente”?

Recordemos que la clave del éxito de la compra online son los datos. Yo te doy mis datos y tu me ahorras 100 horas al año de waste.

En definitiva, los supermercados se van a convertir en empresas tecnológicas.

El caso de Mercadona

Y ya para cerrar el círculo, el caso de Mercadona.

Como todos sabemos, Mercadona es la cadena de supermercados con más beneficios en España. “Lo hacen todo bien“, todo excepto su e-commerce, que es LAMENTABLE. Así, con mayúsculas y negrita.

Llevo 5 años comprando on-line en Mercadona y su e-commerce sigue como el primer día. Es cutre, la caja de búsqueda no funciona, no ves los productos, no puedes comparar precios, etc.

Recientemente Mercadona está rehaciendo su e-commerce. Parece que han dejado el outsourcing y están creando un equipo de desarrollo. Bien hecho.

Problema: Están buscando ninjas.

mercadona

El nuevo e-commerce de Mercadona, tendrá una interfaz molona, aplicación para móviles, podrás buscar con diferentes filtros, ver fotos, comparar precios, suscribirte a productos, guardar listas y muchas cosas más.

En definitiva, será un e-commerce como los de toda la vida y fracasará porque el éxito está en eliminar el “waste“.

No necesitan ninjas, necesitan “data scientists“. Necesita generar modelos que aprendan los hábitos de compra de sus usuarios, eliminar el 100% del waste, automatizar el proceso de compra y vender mejor para acabar vendiendo más.

En fin, al menos mejorarán mucho la experiencia de compra online no sé si sólo con respecto a lo que tienen ahora, o con respecto a otros supermercados. En cualquier caso, tengo ganas de ver qué sale de ahí.